jueves, 20 de noviembre de 2008

Te voy a decir una cosa...

Tarde-noche de ayer...entre las 7 y las 8... El frío del atardecer invadía mi cara mientras corría por un caminito por el que suelo ir sola... al que no están invitados más que mi iPod y mis ganas de desconectar. Pero...¡qué dificil! Conociendo como soy, que juego a poner melodías a cada día de mi vida...es imposible ir sola cuando escucho música, ya que cada canción encierra momentos, personas, sentimientos, pensamientos...
Ayer recordaba la escena de Forrest Gump...y corría...corría... hasta no sentir las piernas... pero por mucho que me alejara de mi casa (si, ahora puedo llamarlo casa y no "estancia") sentía que todo seguía igual...solo que las luces se veían más pequeñitas conforme me alejaba. Pero... ¿a dónde iba? Entonces paré en seco y miré hacia arriba... hacía una noche estupenda, donde podía ver todas las estrellas en un tramo del camino que había más penunbra que luz... tomé aire y suspiré...y ahí estabas tú. En cada guiño de las estrellas...y en mis oídos. Por casualidades de la vida sonaba esto en mis oídos... así que por mucho que me acomode en la soledad, siempre, SIEMPRE, estás a mi lado...

"Me basta tu amor.
Que no soy facil, lo sabes muy bien...

que me has cosido las alas también...
que sin tus manos no puedo vivir...
que con tu calma consigo seguir...
Con solamente mirarme una vez...
guias mis pasos allá donde voy..."

...yo también te quiero.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Por la noche mirarás las estrellas; mi casa es demasiado pequeña para que yo pueda señalarte dónde se encuentra. Así es mejor; mi estrella será para ti una cualquiera de ellas. Te gustará entonces mirar todas las estrellas. Todas ellas serán tus amigas. Y además, te haré un regalo...

Y rió una vez más.

-¡Ah, muchachito, muchachito, cómo me gusta oír tu risa!

-Mi regalo será ése precisamente, será como el agua...

-¿Qué quieres decir?

La gente tiene estrellas que no son las mismas. Para los que viajan, las estrellas son guías; para otros sólo son pequeñas lucecítas. Para los sabios las estrellas son problemas. Para mi hombre de negocios, eran oro. Pero todas esas estrellas se callan. Tú tendrás estrellas como nadie ha tenido...

-¿Qué quieres decir? -Cuando por las noches mires al cielo, al pensar que en una de aquellas estrellas estoy yo riendo, será para ti como si todas las estrellas riesen. ¡Tú sólo tendrás estrellas que saben reír!(Yo a ti más, muuuucho máss..ya sabes yo siempre más ;)SIEMPRE ahi...

twentyfour dijo...

Aunque suene cursi, fíjate que veías las estrellas. Las ves, están ahí, seguramente se reservaban de las vistas de todos los que dejabas atrás para esperarte a ti, a que llegaras a ese sitio "con penumbra" para mostrarse.

La película Forrest Gump, sabes que pienso que es la mejor película que se ha hecho. No me gusta su forma de conseguir las cosas, se las encuentra, por casualidad. Todo lo que le va pasando a Forrest son puras casualidades, pero sólo hay una cosa que persigue y que le cuesta prácticamente toda la película conseguir, y aunque le dura muy poquito, al final, lo logra. Consigue su objetivo.

Dicen por ahí que no hay barco que no pueda navegar si no tiene un destino al que ir. Yo veo a Forrest con ese puerto al que amarrar bien fijado, todo lo demás es superfluo, al menos para él, sin más importancia, como cuando le da a la madre de Bubba la mitad de lo que le correspondería por la empresa de gambas, le da igual el dinero, le da igual ganar al ping pong, le da igual conocer presidentes o ser un héroe de guerra.

Él sólo pensaba en su Jennnnny.

Lo mismo te digo, lucha, pelea, no te rindas.

Te doy ánimo y, ya sabes, todo mi apoyo, todo.

24

(por cierto, me tienes que enseñar a manejar el ipod ;) )