domingo, 21 de noviembre de 2010

Somos casualidad.

"No existe tragedia, sino lo inevitable. Todo tiene su razón de ser: solo se necesita distinguir lo que es pasajero, de lo que es definitivo. ¿Qué es lo pasajero? Lo inevitable. ¿Y lo definitivo? Las lecciones de lo inevitable."


 A veces, suceden en cadena una serie de acontecimientos que, por causas del azar, no podemos evitar. Sin embargo, es necesario dejarlas pasar frente a tus ojos para comprender el significado por el que se interpusieron en tu camino. Sencillamente, en un camino que, bajo tus propias expectativas y exigencias, esperabas que sucediera de manera distinta... de manera que todo encajase a la primera. Porque nos da demasiado miedo lo imprevisible. Lo que se vuelve intangible y escurridizo en lo cotidiano. Lo que nos pueda hacer un poquito vulnerables por la incertidumbre de lo ajeno. Siempre queremos que las cosas salgan como queremos. Sin embargo, muchas veces, ocurren de otra. Y eso no es mala suerte. Eso... Eso es , en esencia, la vida.
Me gusta pensar que todo pasa para algo. SIEMPRE. Incluso lo inesperado. Incluso lo que nos tambalea fuera de lo cotidiano y nos sitúa en la fina línea entre la seguridad y el miedo. Porque, si tomamos conciencia, de todo se aprende. Por ello... lo verdaderamente importante es saber ver la razón que avala lo inevitable y otorga una razón de ser para continuar. Para decidir, conscientemente,  seguir avanzando.




... Utiliza todo para avanzar...

2 comentarios:

Evë dijo...

Y es q no hay nada como pensar que todo aquello q te rodea es solo casualidad y nada más...quizás facilita el hecho de vivir y mantenernos a flote día a día.

Precioso texto!

Anónimo dijo...

Hay personas que a la casualidades las llaman sincronías.

Una sincronía es algo inesperado que nos ocurre.El hecho da igual, es algo que hace que veas tu vida de siempre con ojos nuevos.

Y como ya sabes..."Voy a quedarme aquí todo el tiempo que haga falta. Estoy esperando la casualidad de mi vida, la más grande. Y eso que las he tenido de muchas clases. Sí, podría contar mi vida uniendo casualidades…”

por que tu nombre tiene algo de palíndromo;)...

"Si yo... tú.
Si tú... conmigo.
Y si te arrodillas
haré que el mundo sea mas bajo,
a tu medida,
pues a veces para seguir creciendo
hay que agacharse. "tq!