lunes, 8 de octubre de 2007

Felicidad = X

"Todo salió redondo, como si lo hubiera planeado: El despertador no se trabó. Al bañarse quedaba jabón en la ducha, y el agua no se enfrió. Las tostadas no se quemaron. Su hijo lo besó espontáneamente. Consiguió asiento en el autobús. Llevó paraguas y llovió. Le dijeron que era simpático. Cobró el sueldo entero. Alguien le contó un chiste nuevo, y era bueno. No olvidó las llaves. Su equipo de fútbol ganó 2 a 0. Un amigo lo invitó a una fiesta. Su mujer le había cocinado su plato favorito. Así, en un mismo día, todas las publicitadas cosas simples de la vida aparecieron rendidas a sus pequeños pies humanos.
- ¿Te alcanza esto para ser feliz?- Le preguntó la luna.
él la miró de reojo, esbozó una sonrisa de compromiso y susurró lentamente:
- No... pero es una gran ayuda para seguir adelante..."

¿Es la felicidad una variable objetivamente medible? Con esta pregunta lanzada al aire comienza una nueva asignatura... "Estadística"... Un hueso, sin duda. Pero si de por sí carecía de atractivo, lo ha complicado más el profesor. Pretendía que elaborásemos un Test de Felicidad Humana, o TFH como lo ha denominado, que nos permitiera medir el nivel de felicidad. ¿Osadía? ¿Locura? O simplemente...ganas de perder el tiempo. Un poco de las tres mezclada con lo absurdo de definir la felicidad en base al estribillo pegadizo: "3 cosas hay en la vida: salud, dinero y amor...". Desconzco si existe una variable que consiga medir factores relacionados con la felicidad... lo que me niego a aceptar es que la felicidad en su conjunto, pueda ser medida de la misma manera que se hacen estadísticas sobre moda o accidentes de tráfico. ¿Os imaginais? "¿Tú cuánto de feliz eres? Yo soy 30 de feliz sobre 100". Parece absurdo, ¿verdad? Hace unos días aprendí en un curso que a preguntas absurdas, respuestas absurdas...
Después de todo esto, lo que tengo claro es que quienes creen que la felicidad consiste en instantes, es porque no han podido incorporar todavía el concepto de que incluso los malos momentos forman parte de un fenómeno más general, el cual podría configurar un contexto donde sea posible "ser feliz".
Encontrar lo bueno dentro de lo malo, te permitirá casi con seguridad sentirte más feliz incluso en momentos difíciles...

3 comentarios:

Anónimo dijo...

La Felicidad...

Es ese algo que parece estar al final de un camino, aquello por lo que se lucha constantemente, muchas veces es una meta, un deseo, un anhelo... Pero no nos damos cuenta que la felicidad es una forma de viajar, no el sitio hacia donde vamos. Cada mañana tenemos la oportunidad de arrancar de cero, y de decidir si seremos felices en las próximas horas, o pasaremos el día buscando la excusa que necesitamos para convertir ese día, en un día felíz...

La Felicidad tiene muchas caras, tiene la capacidad de llegar a nosotros de muchas formas, y depende de nosotros y de lo abierto que tengamos el corazón, para recibirla... :)Se feliz!

Anónimo dijo...

La felicidad basada únicamente en el placer, acaba con el, se pierde y se diluye sin devenir. Para que la felicidad no sea pasajera ni momentánea debe complementarse con el sentido o significado que otorga ala vida un compromiso (escala de valores). Placer y compromiso producen un flujo conducente a la felicidad. El trabajo seria un factor a considerar también dentro de este caudal o torrente conductor que encendería la lámpara de la felicidad. Por otro lado, el aumento de infelicidad en el mundo actual podría tener su asiento en la inversión excesiva en bienes materiales, en desmedro de valores de mantenimiento intangibles como el compromiso con los demás, valores vinculados al mantenimiento sostenible de la especie o la felicidad. Resumiendo, se podría decir que la felicidad para el humano es la ausencia de miedo como emoción básica, donde el hombre ha dejado de derrochar esfuerzos innecesarios de autoprotección y defensa o como motor del esfuerzo condenado a la nada frente a un depredador superior donde no se calibraba con precisión la respuesta emocional que correspondía al grado de la amenaza. La felicidad humana tiene su ubicación en el centro oficial de las emociones en el cerebro y se gestiona partir de la glándula madre de secreción interna o hipófisis muy estratégicamente ubicada en la base del cráneo. Desde allí controla la toma de decisiones, las emociones básicas como la ira, el miedo, la sorpresa, la repugnancia y los instintos básicos de supervivencia y reproducción.

A pesar de los avances científicos es todavía un enigma el proceso por el cual el hombre podría alcanzar el estado pleno de ser felices. ¿La interrogante que queda flotando es si la felicidad es un estado alcanzable y como se manifiesta? Ahora que la especie humana tiene una vida doblemente mas larga que hace 100 años; tal vez tengamos motivos para ser felices! (Este es para la antropóloga..el anterior para NKN..;) )(ino)

arco dijo...

Esto que va un señor por la calle y le pregunta a un guardia:
"Perdone, ¿la calle Eusebio Giraldo, por favor?"
Y el policía todo amable le empieza a explicar:
"Pues baje la calle todo recto, en la primera salida a la derecha, continú 200 metros, suba unas escaleras a la izquierda..."

En esto Mafalda que estaba sentada al lado, y ha oído la conversación le pregunta al policía:
"¿La FELICIDAD, por favor?"